El primer sonido del futuro

Copio de la Wikipedia:

Miku Hatsune (初音ミク, Hatsune Miku?) es una idol virtual japonesa, desarrollada por CRYPTON Future Media con la voz de la seiyuu Saki Fujita para la segunda version del programa de sintetización de voz Vocaloid. Su nombre proviene del japonés y su significado es: El primer sonido del futuro (Hatsu = Primero, Ne = Sonido, Miku = Futuro)Miku es un producto desarollado por CRYPTON Future Media, es un paquete de voz para Vocaloid2. Fue lanzada el 31 de agosto de 2007 para el software de VOCALOID2.[1] El éxito de la campaña llevó a Miku al punto de ser considerada la primera idol virtual japonesa.

Miku, según datos oficiales, tendría 16 años, mediría alrededor de 1.58 cm, con un peso de 42 kilos. Tiene el cabello largo, de color aquamarina, usualmente recogido en dos largas coletas, y ojos del mismo color que el cabello.

Su vestimenta más caracteristica está compuesta por una blusa sin mangas color plateado brillante, con bordes color aquamarina, una corbata aquamarina a juego con su pelo, y sobre sus brazos, mangas color negro que incluyen un ecualizador. La parte inferior de su atuendo, esta formada por una falda con tablas color negro, un colgante de cinturon de color negro y celeste, y medias del mismo color, que se unen con sus zapatos. Además de esto, usualmente se le ve con un par de audifonos sobre sus oídos.

Aquí el vídeo donde el holograma 3D da uno de sus conciertos:
.

EL EXTRAÑO CASO DEL SR. R.

En el libro “El Fascinante Mundo del Sueño“, Peretz Lavie, un científico del sueño nos descubre un caso enigmático registrado por una de esas personas que ayudan a los investigadores a recoger información de los sueños y las ondas cerebrales. El Sr. R:

Pero la mayor sorpresa nos esperaba después de los registros del sueño del 28-29 de noviembre de 1984. El Sr. R. se despertó de su quinto sueño REM e informó que no recordaba ningún sueño. Murmuró una palabra que, dijo, tenía grabada en la mente; la palabra era “carburo” [carbide en inglés]. El técnico del sueño, que era experto en entrevistar a sujetos cuando éstos se despertaban después del sueño REM, intentó que ampliara la información, pero fue en vano. De lo único que el Sr. R. pudo informar fue dicha palabra, carburo. Añadió que era “algún tipo de gas maloliente”. El carburo tiene, en efecto, un olor particularmente acre, que por lo general suele detectarse después de la soldadura acetilénica de metal. El Sr. R. rechazó cualquier posibilidad de que hubiera trabajado nunca en este campo concreto en ningún momento de su vida. Sabía lo que era el carburo, pero no podía pensar en ninguna razón por la que esta palabra en concreto hubiera aparecido en su sueño REM.
Tres días después de la prueba del sueño del Sr. R., el 3 de diciembre, ocurrió en Bhopal, India, el peor accidente industrial de la historia. En una explosión de una planta química, más de cuatro mil personas perdieron la vida y otras veinte mil resultaron heridas. La fábrica pertenecía a una compañía norteamericana llamada Unión Carbide. Puedo recordar todavía mi conmoción al oír las noticias por la radio. La coincidencia era sorprendente. ¿Cuál es la probabilidad de que el nombre de la compañía propietaria de de la fábrica se hubiera mencionado en el sueño de una persona cuyos sueños eran, en cualquier caso, tan extraños e insólitos? Telefoneé inmediatamente al Sr. R. para saber si también él había oído las noticias, y así era. Su reacción inicial fue: «sólo es una coincidencia. No creo en los adivinos».
El extraño sueño del Sr. R. es uno de aquellos casos que un científico que desea proteger su buen nombre archiva bajo el encabezamiento de «observaciones imposibles». Estoy convencido de que si le hubiera ocurrido a cualquier otro que no fuera uno de mis sujetos yo habría encontrado la historia difícil de creer. Y, sin embargo, ocurrió tal y como lo he descrito, y creo que la descripción debe seguir sin interpretarse. Ni por asomo intento concluir de ello, ni siquiera sugerir, que el futuro puede adivinarse o predecirse a través de los sueños. Es casi seguro que se trató de una coincidencia única, pero dejo que mis lectores saquen sus propias conclusiones.

Otro libro  “Era Medianoche en Bhopal“, de Dominique Lapierre y Javier King nos cuenta:

Las tiendas del bazar habían bajado sus persianas metálicas. Centenares de culis dormían envueltos en mantas sobre carritos inmóviles. Una a una, las luces de las viviendas de la avenida Hamidia, la arteria central de la ciudad, se habían apagado. En el norte brillaban, como una inmensa guirnalda de Navidad, las bombillas de la fábrica de Union Carbide. Los amantes de la poesía, muy numerosos en Bhopal, se habían congregado en la plaza de las Especias, en la ciudad vieja, para asistir a un recital del gran maestro de poesía urdú Jigar Akbar Khan. Hasta los eunucos acudieron en tropel.

“La muerte aparece como una libélula silenciosa, como la espuma sobre el río…”, recitó aquella noche el viejo poeta con barba blanca.

¿Era acaso una premonición?

Más entrada la noche:

Multitudes cegadas por las quemaduras del gas, asfixiadas por el veneno, se diseminaban por el campo buscando oxígeno. La gente se desplomaba en las calles, en las plazas, a lo largo de las carreteras. Acostumbrado por sus ejercicios de ascesis a respirar sólo una vez de cada tres o cuatro minutos, el Naga Baba, un santón desnudo que llevaba 30 años viviendo a la sombra de un tamarindo, apenas inhaló los vapores de la nube que pasaba. Fue el único superviviente de su barriada. A su alrededor, y bajo los efectos del gas, otros cuerpos se dilataban, se hinchaban y se contraían antes de enderezarse como fantasmas. En sólo unos minutos, los efluvios mortales mataron a 3.000 personas. Otros miles morirían durante las semanas, los meses y los años siguientes.

Luz Blanca Lluvia Negra

La destrucción de Hiroshima y Nagasaki.

Todo el documental seguido aquí.

Leon Spillaert

Parece qie Léon Sipallaert, testigo solitario, aprendió una forma de plasmar las imágenes tenebrosas de los sueños. Tal vez comprendió que la luz que les da imagen no es la del Sol y que su reflejo puede ser de hilos de telaraña.

Sus modelos, caminantes entre este mundo y el otro no posan voluntariamente, él los dibuja a escondidas. A veces, seres de fuerza monstruosa apenas contenida, son atrapados por un instante en sus retratros, sorprendidos por algo así como un flash.

Pintados por una luz que delata su verdadera naturaleza, luz de la que no escapa ni el mismo pintor.

Aquí hay un post sobre su obra.

El primer hombre fotografiado

Esta imagen la capturó Daguerre entre finales de 1838 y principios de 1839

Se trata del por entonces populoso Boulevard du Temple, conocido con el nombre de Bulevar del Crimen por la cantidad de melodramas que se representaban en sus innumerables teatros.

Aun estando entonces muy concurrida, no se distinguen mas que dos figuras humanas -abajo, a la izquierda-, un limpiabotas y su cliente que permanecieron en la misma postura los diez minutos de exposición que necesitó el daguerrotipo para fijar la imagen. El resto, la multitud que se agitaba por el bulevar, no aparece.

Algunos teatros fueron destruídos por la ampliación de la Plaza de la República. En el enlace, su situación en el plano.

Cabaret del Infierno

Cabaret del Infierno “L’Enfer”, 53 boulevard de Clichy, Paris, 1911
Fotografía de Eugène Atget

Parece que en el lugar donde estaba emplazado ese cabaret ahora hay unos grandes almacenes de moda.

Alucinación hipnogogica

Del artículo de la Wikipedia:

Una alucinación hipnogógica es una alucinación auditiva, visual o táctil que se produce poco antes del inicio del sueño. La palabra hipnogógica (o hipnagógico) expresa una situación de tránsito entre la vigilia y el sueño.

Estos fenómenos se presentan en las fases 3 y 4 del sueño profundo no REM. Son frecuentes en niños de 6 a 15 años y en algunas personas se prolonga hasta la edad adulta. Las alucinaciones más comunes son de tipo visual o de carácter auditivo. En muchas ocasiones tienen relación con vivencias del día anterior. Y a veces no se guarda recuerdo de la misma al despertar.

Cuando se sueña, se entra en un estado conocido como hipnogógico, transicional entre la vigilia y el sueño. En ese instante, el cuerpo se paraliza y sólo funcionan los músculos de los ojos, corazón, el cerebro y la respiración. En ese estado es común creer que se está despierto, hasta tal punto que se tiene seguridad de tener los ojos abiertos y de ver y escuchar cosas alrededor. La característica de este estado es que el cuerpo no puede moverse, está inmovilizado. Si el sujeto quiere moverse no podrá hacerlo. Hay incluso ocasiones en que la persona que está durmiendo en ese estado se despierta, y la inmovilidad permanece. Sin embargo, el cuadro revierte a la normalidad en cosa de minutos, no requiriendo intervención alguna ni teniendo mayor significación patológica.

Este estado ha llevado a mucha gente a interpretar que está sufriendo una experiencia paranormal o que algo o alguien les está impidiendo moverse o hablar.

Por añadidura, en muchas ocasiones, las alucinaciones hipnogógicas producen representaciones visuales sumamente coloridas, la mayoría de las veces sin ninguna correlación con la realidad, del orden de lo absurdo. Esta característica genera, también, la sensación de una vivencia extrasensorial en muchos de quienes las experimentan.

On The Water: The Walkmen

James Ensor

Esqueletos y máscaras, grotescos seres pasean por la calle como burgueses de trazos violentos y colores chillones.

James Ensor - Máscaras Confrontando a la Muerte

Se ocupan en labores absurdas, de una inercia violenta. Aquí podemos ver unos esqueletos sostienen una patética pelea por un ahorcado, en otras obras se pelean por un arenque.

Aterroriza estar rodeado por esa multitud de formas, como si todos los monsturos le reconocieran como uno de ellos, como si todos quisieran apretujarse a su lado para salir en el retrato.

En la página de MoMa hay una presentaciónde su obra.

Patibulo de Montfaucon

El Patíbulo de Montfaucon fue un patíbulo donde exponían los cadáveres de los condenados para impresionar a los visitantes.

Esta es la entrada de la wikipedia. Parece que estuvo en pie cuatro siglos. Puede se ubicaba en esta zona del mapa.

Este edificio puede tenerse como la guillotina del antiguo régimen. La guillotina fue el símbolo de un estado-máquina que, cortando la cabeza de los condenados, los igualaba desposeyéndoles de su individualidad, su ego. Aquí el significado es otro, se expone al reo, la carroña de su ego le ha llevado a ese sitio y esa putrefacción se muestra al visitante -a veces, los cadáveres ilustres se mantienen durante años- como los restos de un martirio. Los edificios enmarcan el sometimiento al orden de la ciudad. Es un ejemplo de la arquitectura al servicio de la sociedad de control. Un antecesor del panóptico.

« Older entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.